jueves, 8 de noviembre de 2007

Cuento en familia "El niño travieso"

Érase una vez, hace ya mucho tiempo, un colegio muy grande. A él cual acudían muchos niños, aproximadamente uno cuatrocientos. Aún recuerdo las aulas de ese colegio; eran espaciosas y muy iluminadas, los pupitres estaban perfectamente colocados, y frente a ellos la mesa del profesor, a su espalda se encontraba la pizarra, recuerdo que era verde y enmarcada en gris, y, encima de ella, y perfectamente centrado, había un cuadro de su majestad el rey el Rey Don Juan Carlos.

En ese precioso centro, yo estaba cursando el sexto curso de EGB.
Un día, al comienzo de la clase de lengua española, que era para mí la materia que más me costaba aprender, y, que me impartía una maestra de las mas antiguas del colegio, a la que aún recuerdo con mucho cariño, cuyo nombre es doña Angelines, y era más bien bajita y siempre mostraba en su cara una sonrisa.

Pues ese día yo no hice los deberes que marcó para casa. ¿Por qué? Pues porque en esa época mis padres estaban construyendo y yo nada más terminar el cole, les tenía que ayudar y… ese día se me olvidó hacer los deberes, que había que entregarlos según entrábamos a clase.

Esa mañana, al percatarse de que yo no los entregaba me preguntó por mis deberes. Yo le contesté con voz temblorosa que no los había hecho. Seguidamente tomó la decisión de que abandonara el aula. Yo dije:
-¡Dios mío! -y se me vino el cielo encima.
-Y ahora… ¡los vas hacer en el pasillo! –Por lo que yo entendí que abandonara el colegio, y así lo hice.
Salí del colegio y, en la acera de enfrente, me tendí muy campante boca abajo y empecé a hacer mis deberes.
Cual fue mi sorpresa que en ese mismo momento pasaba por allí el director del colegio, el cual me pregunta muy sorprendido:
-¿Marcos que haces fuera del cole?
Y yo ni corto ni perezoso le contesto:
-La señorita Angelines me echó de la clase.
Él muy enfadado me dijo:
-Levántate de ahí y ven conmigo.
Me llevó directamente a la clase y con voz muy seca preguntó a la maestra:
-¿Qué hace este niño tirado en la calle haciendo sus tareas?

Ella no contestó, no sabía dónde mirar, y dijo con voz asustada y ojos brillantes de lágrimas que eso nunca más volvería a ocurrir.

Esto ocurrió hace veintisiete años y en el día de hoy cuando me ve se acerca a mí y muy cariñosa y tocándome suavemente de la oreja me dice:
-Que mal rato pasé. Estuve todo el día llorando por tu culpa pero te sigo queriendo igual.


COLORIN COLORADO ESTE LINDO CUENTO HA TERMINADO.


Autores: Melanie González Medina
Marcos González Ojeda

14 comentarios:

Alba 5a dijo...

Hola:
Me ha gustado mucho tu cuento, soy Alba del C.e.i.p Bañaderos, gracias por todos los comentarios que nos habeis dejado adios :)

Carmelo Sosa Cruz dijo...

Hay muchas historias de la infancia que debíamos haber anotado para no olvidarlas. Unas más alegres, otras menos, pero todas forman parte de nuestra historia personal. Gracias Melanie y Marcos por compartir ésta con todos nosotros.
También a mí la escuela de El Risco me trae muy buenos recuerdos. Hace muuuuuuucho tiempo tuve la suerte de trabajar dos años ahí, dos años inolvidables. Un recuerdo para todos mis alumnos y alumnas de esa época.

Iván {El Risco} dijo...

Hola Melanie y Marcos:
El cuento está genial. La parte que más me llamó la atención fue cuando Marcos no hizo los deberes y la maestra lo mandó al pasillo y el se creía que lo mandó a la calle e hizo los deberes allí. Adiós, me ha gustado mucho leer tu cuento y está muy bien.

Beatriz (El Risco) dijo...

Hola Melanie:
Me encantó tu cuento y el dibujo. Sobre todo cuando la maestra le dijo al niño que lo seguía queriendo.

Diana (El Risco) dijo...

Hola Melanie:

Tu cuento está imresionante. La parte que me gustó más fue cuando el maestro fue a buscar a Marcos. Espero que hagas más cuentos.

Adrián (El Risco) dijo...

Hola Melanie y Marcos:

El cuento me ha gustado mucho. Sobre todo en la parte cuando Marcos se puso a hacer los deberes en la acera y el director le dijo que entrara a la clase y le echó un pleito a la maestra. Adiós.

Iván Rubén y Aday dijo...

Hola somos del colegio de bañaderos. Somos Iván, Rubén y Aday.Tu cuento nos a gustado mucho sigue asi. ¡felicidades¡

adriana y estibaliz 5a dijo...

Hola.
Su cuento es muy bonito nos gusto la parte en la que el director cogio a Marcos y lo llevo a su clase.
Seguid asi.
¡FELICIDADES!
Somos dos niñas de ceip Bañaderos.

Luna (El Risco) dijo...

Hola Melanie:
No me ha gustado la parte que no haces los deberes. Y me ha gustado todo lo demás.

!Adiós¡

Anónimo dijo...

Hola Melanie y Marcos:
El cuento está precioso hay momentos graciosos de nuestra infancia que nunca olvidamos y gracias a este proyecto tenemos la suerte de poder contarlo y volver a recordar esos momentos.

**IVÁN, DIANA, MARY CARMEN**

Leticia, El Risco dijo...

Desde que oí este cuento, a finales del curso pasado, cuando hicimos las jornadas de: "Cuentos en Famiia", me emocionó. Sobre todo porque nos contaron que está basado en un hecho real y nos acerca a la realidad de la mente de un niño pequeño, a los que muchas veces los adultos les hablamos sin tener en cuenta su mentalidad y su manera de entender las cosas.
Menudo susto se dio esa maestra, me pongo en su piel y me da una vuelta el estómago.
Melanie, sigue escribiendo estos cuentos tan lindos, en familia y en solitario.

Débora (C.E.I.P Bañaderos) dijo...

Hola:
me ha gustado mucho tu cuento. sobre todo la parte en que le echarola bronc a la profesora sigue asi lo haces muy bien

Ivanna{Colegio El Risco} dijo...

Hola Melanie y Marcos:

Vuestro cuento es hermosisimo. Es inolvidable para Marcos eso fue un día muy atrevido bueno que sepan que me gusto mucho. Les felicito Melanie y Marcos

Olegaria (El Risco) dijo...

Hola, Melanie tu cuento esta muy lindo y tierno, bueno al final tubo la culpa la maestra, el niño se salvo por no hacer los deberes.


Hasta pronto y sigue escribiendo cuentos tan bonitos como este.